Hola amigos !

El Staff artístico Abracada se enorgullece en presentar nuestro primero espectáculo llamado: Navidadititica, Magia de noche azul en el cafetal.

El primero de muchos gracias a ustedes que tanto nos han apoyado e instado a crecer y esmerarnos en nuestras producciones culturales y artísticas!

 

Cuando? Este viernes 23 de noviembre Hora: 7:00 pm

 

Donde? Teatro Eugene O’neill

 

Tendremos artistas invitados de lujo, un elenco que ha trabajado con disciplina y constancia para que vivamos esa noche azul llena de cultura y mística.

 

Tendremos cómo dedicada: a nuestra Madrina; la escritora Brunhilda de Portilla.

 

¡Estamos muy felices de compartirles esta noticia y esperamos ver a cada uno de ustedes ahi, para presentarles un espectaculo único en el pais en una época especial, llena de magia! Muchas gracias a Coope-Ande Nº1 R.L., nuestro patrocinador oficial Info: abracadacr@gmail.com 8304-7666

Somos Staff artístico Abracada

 

#Abracada #abrazandoelarte #navidadititica #eugeneoneill #costarica #folclore #teatro #magia #cultura #danza

Brunilda Rodríguez Martínez,  más conocida como Brunhilda de Portilla es educadora, escritora y compositora costarricense.

Ella es de de La Cruz, Guanacaste, Costa Rica.

BIOGRAFIA

INFANCIA

La infancia de doña Brunilda transcurrió en algunos de aquellos preciosos pueblecitos guanacastecos de hace ya muchos años, llenos de paz, de paisaje; de atardeceres inolvidables y mañanitas diáfanas, acariciadas por suave brisa o garüíta leve.

Cuando las estrellas, como diminutos faroles colgando de un cielo transparente, iluminaban la noche; las luciérnagas extendían su manto de luz sobre la hierba, cubriendo el campo; la luna, en sus noches de fulgor, era la reina que hacía suspirar los corazones y acompañaba a los viajeros solitarios. Cuando la música que se escuchaba en derredor era la que brindaba la naturaleza; los cantos de los niños en sus juegos, en las escuelas; las canciones que entonaban las mujeres lavando en el río, cantando la nostalgia de un amor, la dicha o la tristeza en el vivir, o arrullando a un niño.

Las tonadas que, silbando alegremente, salían de los labios del afanado labrador; las notas, alegres o nostálgicas, de marimbas y guitarras, o las melodías lejanas de un disco sonando desde una vitrola... ¡y su delicia era cantar y cantar! De todo eso se llenó su infancia. La infancia que, sin darnos cuenta, nos llena el alma y marca luego los días futuros ...

Sus villancicos están impregnados de todas esas vivencias en la niñez: el amor en su hogar, la ternura llena de firmeza de sus progenitores, la naturaleza en su inmenso esplendor, las costumbres sencillas del pueblo, la amistad, la fe. Y la inmensa ilusión que llenaba todos los corazones, especialmente de los niños, esperando ansiosos la época plena de magia, de la Navidad.

ESTUDIOS

Realizó sus estudios primarios en Filadelfia, Liberia y Las Juntas de Abangares, en donde habitó - de niña y adolescente - con su familia por varios años.

En la escuela de Las Juntas, inició, además, su carrera docente, luego de prepararse en la que fue la Escuela Normal de Costa Rica, en Heredia - (en donde formó parte en las voces del coro y participó en actividades artísticas) - y en el Instituto de Formación Profesional del Magisterio.

Más adelante, ejerció como maestra en la escuela República de Panamá, en San Antonio de Desamparados, en la Escuela Pilar Jiménez,de Guadalupe y en Sabanilla de Montes de Oca.

En este último lugar residió durante sus primeros años de matrimonio, con su esposo y sus tres hijos. Cursó también estudios en la "Facultad de Filosofía y Letras" de la Universidad de Costa Rica.

Fue "actriz de carácter" del grupo fundador del primer Teatro Universitario de Costa Rica, bajo la dirección del talentoso poeta Alfredo Sancho, habiendo actuado con éxito en el debut, con la representación del entremés de Cervantes "El Retablo de las Maravillas", luego en obras como: "Suspenso en Amor", "Prohibido suicidarse en Primavera" y el drama "Espectros" del gran dramaturgo noruego Heindrik Ibsen, con la cual el Teatro Universitario obtuvo "uno de sus más estimables éxitos", "un gran triunfo", como lo calificó la crítica de arte de ese entonces.

FORMACION MUSICAL

No ha recibido formación musical.

Pero, además de villancicos, tiene muchas canciones infantiles y gran cantidad de variados temas. Ella dice que, "desde chiquilla", es pura inspiración y todo se lo debe al Creador.

Doña Brunilda es autora de la letra y música de cerca de 40 villancicos, 26 de los cuales fueron grabados en discos de larga duración en los años 1973 y 1976 - las dos producciones se recopilaron recientemente en un disco compacto que tiene gran acogida del público.

Desde que salieron las primeras grabaciones, estos villancicos se escuchan por la radio y televisión nacionales y son conocidos y escuchados en países de Centro y Sur América, algunas regiones de los Estados Unidos y Europa, aunque muchos ignoren, aún en el país, que la autora es costarricense.

 

.

Su padre, José Ignacio Rodríguez, fue un hombre de leyes, aficionado a la fotografía, a la lectura, y a tocar la guitarra.  

Su esposa fue, Francisca Martínez Vargas, quien cantaba muy lindo y sabia tocar mandolina. Ambos hacían un buen dúo, disfrutando juntos de la música. Incluso, algunas de las canciones que interpretaban fueron compuestas por el padre.

Ambos nacieron en Nicaragua. Tuvieron nueve hijos.

El nombre de Brunhilda, puesto por su padre, procede de un libro de Pedro de Alarcón. Durante su infancia vivió en Liberia, Filadelfia y las Juntas de Abangares. Aunque desde pequeña se aficionó a enredar con la letra de canciones, no fue hasta su llegada a la Escuela Normal, cuando un profesor descubrió sus dotes literarias.

Doña Brunhilda le enseñó un poema que había escrito, llamado Noches de ensueño. Tras leerlo, lo ilustró y lo publicó en un periódico local. Tras graduarse en 1947 de la Escuela Normal, se matriculó en la Universidad de Costa Rica, formando parte del Teatro Universitario.

En 1953 se casó con Roberto Portilla Ibarra, con el que tuvo tres hijos:

Lilliana, David Roberto y Laura. Su hija Lilliana vive en Alemania.

Cuando sus hijos eran pequeños, le gustaba contarles cuentos antes de dormir, y componerles canciones. Así fue como empezó a escribir canciones de cuna.

Fue maestra de primaria, en distintas instituciones, tanto en Guanacaste como en el Gran Área Metropolitana. Comenzó a dar clases de ciencias, español, historia, matemáticas, artes plásticas, y educación física en las escuelas públicas de Guadalupe, Sabanilla y Desamparados. También aprovechó para formar coros con sus alumnos y enseñarles diversas composiciones.

Años después, doña Brunhilda ofreció las canciones que había compuesto a una discográfica. La mayor parte de temática amorosa y un villancico.

Se interesaron por las canciones navideñas, por lo que en esa misma tarde, doña Brunhilda compuso los once villancos que faltaban para completar el disco. En la grabación, le acompañaron un grupo de niños.

Cuatro años después compuso diecinueve villancios más que formaron parte del segundo disco.

La temática de sus villancicos hacen perdurar las tradiciones navideñas costarricenses: la mezcla de los olores del ciprés, del cohombro y de los tamales.

En 2018, la Universidad de Costa Rica dedicó un recital a la obra de doña Brunhilda.

Datos Generales

Grabaciones    

Los mejores coros del país, han interpretado muchas de estas lindas canciones navideñas. Ella guarda un gran agradecimiento a todos, y, en especial, al Profesor Rolando Brenes Rojas, quien desde la primera grabación  de sus creaciones, las apreció  y tomó para el Coro Universitario -  en  diversas   presentaciones, así como en la celebración de  los 30 años del coro - y las otras magníficas agrupaciones que ha mantenido bajo su dirección.

La canción "Ha nacido el Rey Divino", presentada por el Coro del Colegio Anastasio Alfaro, fue ganadora del primer lugar en el Festival Costa Rica Joven, de 1984 y el Colegio le rindió un homenaje a  la  autora.  

La Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica, ha incluido en su repertorio arreglos de algunos de estos bellos villancicos, desde el año 1997 y se escuchan en las voces del coro y la orquesta , al lado de obras famosas a nivel mundial.

La Orquesta y el Coro Sinfónicos, en diciembre de 1997, en el estreno nacional del arreglo orquestal y coral, le demostraron públicamente su agradecimiento, expresando:

"A Brunhilda de Portilla - con mucho cariño y como reconocimiento por su esfuerzo creativo, que resalta los más innatos valores de nuestra linda Costa Rica".

 

 

Eventos  

Recientemente, doña Brunilda grabó también su primer disco compacto, con 40 poemas, como parte de una colección titulada : "Desde el jardín interno", que ha sido calificado de "exquisito".

Las portadas de sus discos  son dibujos y paisajes de su misma autoría. Ella vuelca  en sus villancicos,  en  sus creaciones, el gran amor que tiene para los niños, para los jóvenes  y todos sus semejantes; esa su  inacabable  capacidad de asombro hacia la  maravilla de la naturaleza  y su inmensa gratitud  hacia el Creador.                                                                               

YA LLEGÓ LA NOCHE BUENA, Interpretada por el Coro Lírico de Heredia, bajo la dirección de José David Aguilar.

AL NIÑO DIOS DE MI TIERRA

CANCION DE CUNA ... " Mi Niño Pequeño"

Del 19 al 23 de febrero de 2018, se realizó el 2do Simposio Internacional de Mujeres en la Música, una actividad en que la Universidad de Costa Rica, conoce y reconoce el aporte de las mujeres costarricenses en la música y más allá de nuestras fronteras.

Ha escrito más de 40 villancicos, muchísimos cuentos y poemas, y los himnos de varias escuelas y colegios.

Estos villancicos están recopilados y distribuidos en un CD: "Al Niño Dios de mi Tierra", declarados de Interés Público por el Ministerio de Cultura y Juventud. Conocidos a nivel mundial e interpretados por los mejores coros.

La Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica y la Orquesta Sinfónica de Heredia, tienen arreglos en su repertorio.

 

Entre sus villancicos mas conocidos, destacan:

- Mi niño campesino

- Din don din don

- Los pastorcillos

- Vamos al rezo del Niño

- Aleluya al Niño Dios de mi tierra